A.G.A.M.

Archivo General Audiovisual de Misiones (A.G.A.M.)

Si bien la biblioteca, el archivo, el museo tienen su origen en la antigüedad, los archivos audiovisuales nacen en el siglo XX con una especificidad propia, la de resguardar la memoria registrada en soportes tecnológicos: la grabación sonora y la imagen en movimiento.

Algunas de las principales razones que motivan la construcción de este espacio está basada en el concepto de documento histórico. Las imágenes (fotográficas y audiovisuales) juegan un lugar central en la transmisión, conservación y visibilización de actividades políticas, sociales, científicas y culturales de toda sociedad o comunidad, de manera que se erigen como un verdadero documento social.

En este sentido, Ray Edmondson, en ocasión de la conmemoración del 25 Aniversario de la Recomendación sobre la Salvaguardia y la Conservación de las Imágenes en Movimiento de la Unesco, resaltó la importancia de la preservación del patrimonio audiovisual para facilitar el acceso a los documentos.

Un archivo audiovisual es una organización (o un departamento de una organización) cuyo cometido, que podrá estar establecido por ley, consiste en facilitar el acceso a una colección de documentos audiovisuales y del patrimonio audiovisual mediante actividades de acopio, gestión, conservación y promoción.”

En tanto los archivos audiovisuales son una variante tecnológica de la memoria de una sociedad. Con respecto a los criterios de preservación y las políticas de acceso, la conservación de la memoria es un acto político, y la democratización de un archivo podrá medirse en función de un criterio básico, que es el grado de participación y acceso al archivo, así como su constitución e interpretación.

De esta manera, pensamos a los archivos audiovisuales como un espacio de construcción de memorias, de disputas sociales acerca de esas memorias, de su legitimidad social y su pretensión de verdad. Pensamos que es necesario fortalecer el contexto de circulación y de recepción para que los consumos se politicen.

El concepto de archivo audiovisual se entiende entonces, no sólo como lugar de cuidado y conservación sino como espacio de construcción de memorias y disputas sociales acerca de esas memorias, por ello la necesidad de reconstrucción de esos procesos de producción. Consideramos que la política cultural respecto del patrimonio no tiene por tarea rescatar sólo los objetos “auténticos” de una sociedad, sino los que son culturalmente representativos . Nos importan más los procesos que los objetos, y nos importan no por su capacidad de permanecer “puros”, iguales a sí mismos, sino porque representan ciertos modos de concebir el mundo y la vida propios de ciertos grupos sociales

¿Entonces qué es un patrimonio Audiovisual del archivo?

En tanto está conformado por documentos audiovisuales, su definición varía según la cultura, la institución, etc. El vasto alcance de este concepto exige al archivo contextualizar las obras con las que cuenta, y definir su patrimonio mediante sus propios parámetros, que pueden ser una limitación temporal, regional, una especialización temática, entre otros.

Siguiendo la definición de la Unesco, al hablar de documentos audiovisuales nos referimos a obras que abarcan imágenes y sonidos reproducibles, integrados en un soporte, y que suponen un acto intelectual deliberado.

El patrimonio audiovisual comprende, entonces: sonido registrado producido en cine, televisión, video, radio o cualquier otro tipo de realización o producción que incluya imágenes y/o sonido registrado, estén o no orientadas a su difusión pública. También abarca objetos materiales, obras relacionados con los medios audiovisuales desde un punto de vista técnico, industrial, cultural, histórico. Esta amplitud permite así incluir material relacionado con la industria cinematográfica, de radio y televisión y de grabación musical, como textos, guiones, fotografías, carteles, materiales publicitarios y objetos (tal como equipos técnicos o vestuario, y entornos de trabajo en desuso asociados con la reproducción y presentación de estos medios)

Respecto de la salvaguarda y conservación de imágenes en movimiento, tomamos en cuenta la recomendación que propone la UNESCO en 1980, donde se define:

“Las imágenes en movimiento son expresión de la personalidad cultural de los pueblos (…) son un modo fundamental de registrar la sucesión de acontecimientos, debido a la nueva dimensión que aportan, testimonios importantes y a menudo únicos de la historia, el modo de vida y la cultura de los pueblos así como la evolución del universo(…) al difundir conocimiento y cultura en todo el mundo las imágenes en movimiento son una contribución importante a la educación y al enriquecimiento del ser humano. Tienen un papel cada vez más importante en los medios de comunicación y en la comprensión mutua entre todos los pueblos del mundo”


Buscar

Twitter